Tratamiento de tiroides en 5 pasos: revierte la inflamación y la fatiga!

La tiroides es una glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello, y es una de las glándulas endocrinas que producen hormonas que controlan el ritmo de muchas actividades en el cuerpo y por lo que la tiroides juega un papel muy importante en el cuerpo.

Los desequilibrios en la glándula tiroides pueden provocar problemas de salud de distinta índole, y cada vez con más frecuencia se están produciendo más casos.
La glándula tiroides es responsable de producir, almacenar y liberar las hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo, las cuales ayudan a controlar cada una de las funciones en el cuerpo y componen el metabolismo, entre las que se encuentran la velocidad con la que se queman las calorías o cómo de rápido late el corazón.
Entre los problemas tiroideos se encuentran el hipertiroidismo, cuando la glándula tiroides produce más hormonas de las necesarias, hipotiroidismo, cuando no se produce la suficiente hormona tiroidea, bocio, cuando hay un agrandamiento de la tiroides, nódulos en la tiroides, hinchazón de la tiroides e incluso cáncer de tiroides.
Entre las causas que pueden provocar un desequilibrio en el funcionamiento de la tiroides se encuentran una deficiencia de yodo o nutricional, enfermedad autoinmune o la enfermedad de Plummer, que afecta a la producción de hormonas.
Otras condiciones comunes que causan problemas de tiroides son el embarazo, la inflamación, el estrés físico, mental y emocional, y las toxinas ambientales.
Para sanar la tiroides existe una antigua práctica tibetana para regular los niveles de la hormona tiroidea mediante unos sencillos pasos.

Este método se basa en abrir el flujo de energía a través de la glándula tiroides que puede equilibrar las condiciones de hipertiroidismo e hipotiroidismo ya que el flujo regula el equilibrio.

Hay que tener en cuenta que se requiere una práctica constante de este método para mantener este equilibrio.
Para practicar este método se deben seguir 5 sencillos pasos.
Paso 1.
Frote las palmas de las manos para calentarlas y después ponga las manos donde se sitúa la glándula tiroides manteniéndolas durante 10 minutos.
Paso 2.
Trague la saliva que está en su boca y tome un sorbo de agua tres veces seguidas.
Paso 3.
Exhale, y mientras exhala incline la cabeza y coloque firmemente, tanto como sea posible, la barbilla en el pecho, manteniéndola durante unos segundos sin inhalar.
Cuando comience a inhalar, haga una respiración profunda, levante la cabeza y apriete los músculos del cuello tanto como sea posible. Ponga su labio inferior sobre el labio superior, y continúe al levantar la cabeza. Mantenga la cabeza en la primera posición durante unos segundos y luego exhale bajando la barbilla hacia el pecho.
Paso 4.
Con la cabeza en su pecho, incline lentamente la cabeza hacia la izquierda y luego a la derecha, sin levantar la barbilla del pecho. Esto crea un excelente masaje de la glándula tiroides.
Paso 5.
Levante la cabeza mientras inhala y repita el proceso desde el paso 3 unas 10 veces.
Fuente:http://www.healthy-holistic-living.com/heal-your-thyroid-yourself.html

COMPARTÍ ESTE ARTICULO EN LAS REDES

Páginas vistas en total

PERSONAS ONLINE

Estadisticas